Balance de la “cuesta de enero”

CEACCU hace balance de las subidas de precios y tarifas y ofrece consejos para evitar los “números rojos”

Balance de la “cuesta de enero”: Llegar a fin de mes ha costado 85 euros más este año 

CEACCU (Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios) a la que pertenece TYRIUS, ha calculado que llegar a fin de mes este año, tras las subidas de precios, tarifas, impuestos y tipos de interés registradas, ha costado de media al menos 85 euros más.

Por sectores, estos son los incrementos, así como su impacto estimado en un presupuesto familiar medio:

  • Precios de los alimentos: El último Índice de Precios de la FAO, publicado hoy, recoge máximos históricos, especialmente los cereales. En España éstos habrían registrado en algunos casos subidas cercanas al 100% desde el inicio de la campaña en junio. Esta situación, junto con las carencias que persisten para una competencia perfecta en la formación de los precios de los alimentos, han propiciado que la cesta de compra se incremente de media un 10%. Así, si una familia de cuatro miembros destinaba 400 euros al mes en llenar la despensa, en enero esa cantidad ha sido de 440 euros. Por tanto, 40 euros más.
  • Euríbor: El índice que marca el coste de nuestros créditos e hipotecas se ha situado en enero en el 1,55%, lo que supone un repunte de 0,318 puntos respecto al nivel de hace un año (1,232%) ¿Cómo afectará a las cuotas hipotecarias? Para un préstamo medio la subida se traducirá en unos 226 euros anuales, es decir, unos 20 euros más al mes.
  • Tarifa eléctrica: Desde el 1 de enero, la tarifa eléctrica es un 9,8% más cara. Una nueva subida que se añade a las ya producidas en 2010 y que arrojan un saldo del 43% de incremento desde 2006. Teniendo en cuenta el consumo de los hogares, este porcentaje significa un encarecimiento medio del recibo mensual de 5 euros.
  • Bombona de butano: Tras la subida del 2,73% de octubre, un nuevo incremento del 3,13% ha empezado a aplicarse desde principios de año, pasando a costar 13,19. Es decir, 40 céntimos más.
  • Gas: La tarifa de gas natural también sube: un 3,9% de media. Se estima que el impacto en los recibos sea de media 2 euros.
  • Gasolina: Las últimas semanas, el precio del litro de la gasolina de 95 octanos ha llegado niveles históricos, 1,285 euros según el Boletín Petrolero de la UE a pesar de que el petróleo está lejos de llegar a máximos alcanzados en otras ocasiones de repunte de precios. ¿El efecto? Tendremos que gastar 10 euros más que en enero de 2010 en llenar el depósito: Hacerlo nos costará ahora (para un depósito de 55 litros) 70 euros. El impacto mensual medio: 15 euros.
  • RENFE: El transporte de ferrocarril ha aplicado incrementos en todos las distancias: 3,1% los de Cercanías y Media Distancia, ha elevado un 2,3% en AVE y Larga Distancia, y un 4,1% los del servicio Avant. En el caso del transporte aéreo, las tasas suben un 4,8%mientras que en las autopistas dependientes de Fomento los peajes se encarecen un 1,64%.En cuanto al transporte urbano, CEACCU ha estimado el gasto medio de un usuario tipo en Madrid. La subida del 3% en el abono de 10 viajes, le representará un gasto adicional de 2,4 euros, respecto a 2010.
  • Impuestos: En este apartado hay que tener en cuenta el coste añadido adicional para determinados grupos de población: el fin de la ayuda de 2.500 euros por nacimiento de hijo (es decir, 200 euros menos al mes) y de la desgravación por adquisición de vivienda (1.200 euros anuales o 120 euros al mes menos)

Junto a estos sectores, hay que tener en cuenta otras partidas de gasto en las que aún no se han notado el repunte de precios, debido al periodo de rebajas (ropa y calzado o mobiliario…) y aquellos otros en los que, coyunturalmente, ha podido haber un retraso en el aumento de precios como en el caso de la hostelería por los temores ante el impacto de la ley antitabaco.

Frente a esta situación de subidas de precios, CEACCU, junto con las acciones de protesta yreivindicación que tiene en marcha, propone un catálogo de recomendaciones para racionalizar nuestros hábitos de consumo e intentar prevenir situaciones de sobreendeudamiento.

Recomendaciones: “guerra a los números rojos”

  • – Empezar con buen pie: el PRESUPUESTO. Si no quiere distribuir erróneamente los gastos, debe empezar por elaborar un presupuesto mensual previo. Es bien sencillo. Se trata de contabilizar el dinero que ingresamos y descontar los pagos fijos. Se deben prever también los gastos probables y las previsiones de gastos no mensuales. De esto modo sabremos con seguridad de cuánto dinero disponemos para nuestras compras.

      La Cesta de la Compra

La principal partida del presupuesto familiar se destina a los gastos de alimentación. Por eso, a la hora de completar la cesta de la compra, conviene tener en cuenta los siguientes consejos:

– LISTA PREVIA. Antes de hacer la compra es recomendable elaborar una lista previa y, cuando llenemos el “carrito”, atenernos a lo estrictamente necesario. Un hábito más que recomendable si se compra en grandes superficies, donde los productos de primera necesidad actúan como “locomotora” que enganchan a la adquisición de artículos no tan necesarios.

 – COMPARAR PRECIOS. El consumidor puede beneficiarse si compara precios en distintos establecimientos, ya que existen diferencias considerables. Además, en la medida de los posible, es recomendable realizar la compra en más de un establecimiento: es la forma de ganar con las ofertas y no perder esta ventaja con el precio más alto de otros productos.

– LAS OFERTAS. El consumidor debe tener en cuenta que las ofertas son estrategias de mercadotecnia para captar compradores. Es frecuente que actúen como gancho y que la factura que al final debemos pagar por la compra completa no sea ninguna ganga. (Ojo: nunca se debe comprar masivamente o acaparar productos, de las campañas alarmistas el primer perjudicado es el propio consumidor)

– MARCA DE DISTRIBUIDOR. Los productos conocidos como de “marca blanca” son una opción a tener en cuenta, por mantener, en general, una buena relación calidad-precio.

– PRODUCTOS DE TEMPORADA. Al hacer la compra opte preferentemente por los productos de temporada. Aunque es fácil encontrar en el mercado todo tipo de productos en cualquier mes, los precios son mucho más bajos si elegimos aquellos que se encuentran en su temporada.

– CALIDAD Y BUEN PRECIO. Y, en nuestros menús, debemos apostar por aquellos platos que ofrecen calidad a un coste más bajo. El pescado azul es un buen ejemplo. Se encuentra en el mercado a precios muy asequibles y gastronómicamente ofrece muchas posibilidades. Además nuestra salud también saldrá ganado.

Las facturas: economía y ecología

-No ponga la lavadora hasta que esté llena. Opte por lavar en frío y prescinda habitualmente del prelavado. Lo mismo debe tener en cuenta en el caso del lavavajillas.

 – Cuando cocine, tape las cazuelas, para no despilfarrar calor y energía. No use cazos de menor tamaño que el hornillo en el que cocina. Si la cocina es eléctrica, apague la placa diez minutos antes de terminar, porque sigue desprendiendo mucho calor. La olla exprés es la mejor opción: ahorra tiempo y energía.

– Mantenga bien cerrada la puerta del horno mientras cocine. Calcule si la comida está hecha encendiendo la luz, en vez de abrirlo: cada vez que se abre, se pierden entre 25 y 50 grados de calor.

– Y, para ahorrar en el consumo de energía del frigorífico recuerde que: no debe introducir alimentos calientes ni mantener la puerta abierta o abrirla innecesariamente y que debe descongelarle, si la escarcha tiene más de 1,5 centímetros de espesor.

– Las lluvias no deben hacernos olvidar que el ahorro de agua sigue siendo necesario. Una medida que también ayudará a ajustar nuestro presupuesto. Recuerde que: es preferible ducharse a bañarse, debe reparar los grifos que gotean (una gota por segundo se convierten en 30 litros al día) y cerrar el grifo mientras se cepilla los dientes.

– Apague las luces cuando no las use y aproveche la luz natural.

– Ahorre calor: No pretenda estar en manga corta en casa durante el invierno, a costa de gastar mucha calefacción. Use los termostatos para que los radiadores se apaguen cuando se alcanza la temperatura deseada. Aísle bien su casa, puede ahorrar hasta un 30% de energía. Por último, no deje que el calor acumulado se escape innecesariamente por la ventana: la ventilación ha de ser rápida, con diez minutos bastan.

Ahorre en ocio y servicios: divertirse puede ser gratis

En las últimas décadas se ha producido un cambio de tendencia en la distribución del presupuesto de las familias españolas. Cada vez es importante, superando el gasto en alimentación, el destinado a ocio y servicios. Por esto, CEACCU le sugiere algunas ideas para que ahorremos dinero, sin perder diversión:

– A la hora de planificar sus ratos de ocio, piense en el gran número de actividades que son gratis: paseos, excursiones, museos públicos…

– Aproveche en espectáculos y visitas culturales los descuentos que suelen ofrecerse, como los “días del espectador”.

– Esté al tanto de las actividades culturales que organiza su ayuntamiento o Comunidad: suelen ser gratuitas o a bajo precio.

– En sus viajes compare precios en distintas agencias y aprovéchese de las ofertas. En los hoteles los precios varían en función de la temporada y día de la semana. También en los transportes las tarifas pueden variar hasta en un 30 % según el tipo de billete y el día. Planifique sus vacaciones con antelación.

Otros consejos

– En algunas ocasiones, un buen recurso puede ser comprar artículos de segunda mano.

 – La filosofía del “Hágalo Vd. mismo” debería estar más extendida. Algunos artículos que compramos y, a veces con un gran desembolso, podríamos haberlo realizado nosotros. Además de más baratos, serán originales.

 – En el consumo de artículos para el hogar también podemos ahorrar: La gran mayoría de los productos de limpieza que se anuncian son innecesarios. Casi toda la casa puede quedarse perfectamente limpia con jabón, bicarbonato, vinagre y limón. Otras medidas son: no echar a la lavadora más jabón del necesario y evitar el consumo abusivo de productos de usar y tirar (es mejor usar paños de cocina que servilletas de papel).

 – Racionalice sus gastos en la farmacia. No se automedique. Tenga también en cuenta que hay medicamentos de idéntica composición pero con precios muy distintos según las marcas. Recuerde que la venta en farmacia no garantiza la eficacia de un producto: no gaste ni una peseta en productos “milagrosos”.

 – No podemos renunciar al coche. Sin embargo, procure utilizar preferentemente el transporte público. Cuando use su vehículo tenga en cuenta que consumirá más combustible si: conduce por encima de los 100 km/h., da frecuentes acelerones bruscos y si carga el coche en exceso o con pesos innecesarios.

 – En el transporte público utilice los abonos que existen a disposición de los usuarios en la mayoría de las ciudades españolas. Pueden suponer un descuento incluso del 50% respecto a los billetes sencillos.

 – Las tarjetas de crédito no siempre son interesantes para el consumidor y además favorecen el derroche. Racionalice su uso.

 – Evite también en lo posible las compras a plazos. Se ahorra los cuantiosos intereses que deberá pagar.

 – Repase siempre sus facturas y sus extractos bancarios.

– Procure ahorrar y saque el máximo partido a sus inversiones. Estudie su saldo, sus necesidades y compare distintas opciones. Negocie con su banco o entidad financiera las comisiones que le cobran. Si no está de acuerdo, cambie.

– No olvide sus impuestos: infórmese de todas las deducciones y benefíciese de ellas.